Chamanismo, tabaco e investigaciones sobre el covid 19

DIARIO PARA LA ESPERANZA, sábado 25 de abril

Por Javier Esteban

Un interesante estudio sobre los efectos de la nicotina en esta enfermedad se ha publicado por el Instituto Pasteur. No nos referimos al uso del cigarrillo con aditivos y papel sino al de la planta del tabaco y su principio activo nicotina, que como sabéis tiene también un uso ancestral y chamánico.

Copio literalmente la noticia que nos hace llegar Rodrigo Frías, aunque el resumen no es suyo y desconocemos al autoría, parece que refleja y comenta bien la noticia. Linkeo el estudio publicado en inglés.

<< En el Hospital de París se dieron cuenta que sólo un 5% de fumadores tenían que ser tratados e ingresados en las UCI por Covid-19,  cuando la prevalencia debería ser mucho más alta […] Los hallazgos preliminares del Instituto Pasteur indican que la acción de la nicotina sobre el receptor nicotínico de la acetilcolina (nAChR) desempeña un papel fundamental en la fisiopatología de la infección por Covid-19 y podría ser una solución esperanzadora para la prevención y el control de la infección por Covid-19.
Los investigadores hallaron que la proteína de pico (S) trimérica de SARS-CoV-2 está directamente relacionada con la del virus  de la rabia y con varias neurotoxinas de serpientes venenosas (como la cobra y el búngaro, de las más venenosas del mundo). 
Un estudio con parches nicotínicos y con RAPÉ (sí, rapé!!!, tabaco en polvo inhalado!) y pasta de tabaco mascada  (sic!) se pondrá en marcha en el Hospital de París, pues parece que la nicotina previene del contagio y ayuda en la recuperación de la enfermedad a la vez que evita entrar en una fase crítica de UCI debido a que los nAChR impiden una tormenta citoquínica y que aparezca el Síndrome de Activación Macrofágica, responsable por el empeoramiento y muerte de la mayoría de pacientes. 
El Covid-19 bloquea los receptores nicotínicos de la acetilcolína, que son los que regulan la respuesta inflamatoria del cuerpo del sistema inmunológico y actúan a nivel intracelular modulando cascadas de citoquinas. Este es, al parecer el problema de la  letalidad del COVID19, el cual produce una exagerada respuesta inflamatoria del cuerpo que lleva al colapso del endotelio y afecta al pulmón y a otros órganos hasta la muerte. 
El tabaco y su nicotina potenciarían la acción de los nAChR, revirtiendo el proceso de bloqueo de receptores nAChR por parte del virus en el sistema inmunológico y su respuesta inflamatoria sobredimensionada y a  menudo letal.
Quiero recordar que el uso tradicional de tabaco en emplaste, enema, inhalado como el rapé, lamido o mascado, en jugo líquido o  fumado tiene una tradición ancestral para el tratamiento de la mordedura de serpientes (el humo del mapacho sirve también para auyentarlas), se usaba para aliviar la picadura de flechas o dardos envenenadas y sus neurotoxinas, protegía el pulmón y el pecho si se toma en líquido provocando expectoración y aumento de la capacidad pulmonar, es un agente antiparkinsoniano probado además de antihelmíntico  y también con propiedades antibacteriales y antivirales además de en el mal del Alzheimer. 
Los tabaqueros  o sheripiaris suelen considerarse los más fuertes y poderosos curanderos en comparación a oracioneros, paleros, ayahuasqueros o perfurmeros, pues trabajan con la medicina reina, el tabaco.
El tabaco es la planta Maestra principal de América. Del norte al sur. En pasta (chimú, ampiri o ambil, sayri tupa, chanupa, petiguá), como emplastes, pasando por forma sólida en polvo (rapé en su múltiples variedades), líquido bebido en purga o en dieta (macerado o hervido) y también -aunque más raramente- en enema vía rectal, para finalizar por la vía fumada (hablamos de tabaco salvaje sin aditivos) que no se inhala al pulmón sino que va tragado al estómago y la nicotina y otros alcaloides se absorben vía paladar o mucosas bucales.
Los autores del artículo del Inst. Pasteur concluyen que el cigarrillo (subproducto químico del tabaco salvaje)  es cancerígeno y no recomendable. Sin embargo, los agentes nicotínicos del tabaco sí tienen propiedades, aplicadas en parche, polvo o pasta mascada, que   bloquearían la entrada del virus y serían muy beneficiosos para prevenir y curar la enfermedad del Covid-19.
Hablamos en medicina alopática de «infección viral», «estar infectado por un virus», a nivel molecular. En el curanderismo se habla de «infestación energética», estar «infectado por malas energías o espíritus malignos», a nivel atómico o energético.
 El tabaco selvático que es un gran protector energético y expulsa energías parásitas a nivel energético o atómico (y subatómico) también lo hace a nivel molecular pues es un gran antiparasitario, antibacteriano y antiviral. 
Es muy bonito ver como la ciencia médica, y más en casos de pandemias como ésta, debe rendirse a observaciones y evidencias clínicas -corroboradas en estudios y en laboratorios después-  que llevan finalmente a la conclusión -en este caso sobre la nicotina- que los saberes botánicos ancestrales de los curanderos amazónicos  pueden ser una herramienta complementaria o alternativa a problemas de salud occidentales como es el caso del Covid19, pero también del alzheimer, del cáncer, del SIDA, de la diabetis y de un montón de problemas de salud.
Dejando de lado el componente espiritual y energético que se maneja en la medicina tradicional amazónica, -pues la ciencia occidental no está todavía preparada para integrar esas esferas del ser humano a su paradigma reduccionista- podemos, por lo menos, evidenciar que se están abriendo puertas que deberían llevar a una mayor colaboración entre profesionales sanitarios e investigadores occidentales con los etnobotánicos empíricos (curanderos y vegetalistas, tabaqueros, etc.)- 
Otra noticia relacionada con este estudio en Francia, la UE está financiando un consorcio mundial con cuatro centros universitarios, liderado por la Queensland University of Technology sobre las propiedades del tabaco salvaje y sus posibles usos terapéuticos. Ahora también con el Covid-19 a la vista del hallazgo de las propiedades de la nicotina contra este virus…>>

LEED ESTUDIO CIENTÍFICO AQUÍ